Wednesday, February 01, 2006

La terapia de reemplazo hormonal aumenta la incidencia y severidad de la incontinencia urinaria en mujeres posmenopáusicas sanas

Hendrix SL, Cochrane BB, Nygaard IE, et al. Effects of estrogen with and without progestin on urinary incontinence. JAMA 2005;293:935–48. (ver en EBM)/(ver en Medline)

Comentario en términos coloquiales:
Al tratar con terapia de reemplazo hormonal entre 8 y 16 pacientes posmenopáusicas sanas, al menos una de ellas va a desarrollar pérdida involuntaria de orina en un periodo de un año. Esto cambia la perspectiva respecto a su uso para tratamiento de incontinencia urinaria ya que no son útiles y contrario a lo que se creía la aumentan.
Al evaluar esta información, algunas mujeres podrían pensar que no debería darse este tratamiento a no ser que sea muy necesario como para el tratamiento de los bochornos clínicamente importantes. Al recomendar este tratamiento el profesional de la salud debe advertir a la paciente sobre estos posibles efectos; además es necesaria una adecuada evaluación de las condiciones de la paciente, de las implicaciones del uso, beneficios así como posibles riesgos antes de iniciar tratamiento.

Escala de impacto clínico: Atención Primaria 7/7, Ginecología 6/7,
Nivel de evidencia: 1b.

Pregunta clínica de tres partes:

¿En mujeres posmenopáusicas sanas cual es el efecto de la terapia hormonal en la incontinencia urinaria (IU)?

Métodos:

  • Diseño: ensayo clínico aleatorizado, controlado contra placebo (Women’s Health Initiative [WHI]).
  • Ocultamiento de la colocación:
  • Enmascaramiento: médicos, participantes, recolectores de datos, analistas de datos, comité de seguimiento.
  • Seguimiento: un año.
  • Lugar: 40 Hospitales en Estados Unidos.
  • Participantes: mujeres posmenopáusicas entre 50 y 79 años.
  • Criterios de exclusión: cáncer de mama, otros tumores invasivos en los últimos 10 años, trombosis venosa, hipertrigliceridemia u otra condición con pobre pronóstico. Incluyó 16 608 mujeres (edad media de 63.3 años) asignadas al grupo de estrógenos más progestinas; otras 10 739 mujeres (edad media 64 años) asignadas al grupo de solo estrógenos.
  • Intervención: Terapia hormonal (TH) combinada: estrógenos equinos conjugados (EEC) 0.625 mg/día más acetato de medroxiprogesterona (AMP) 2.5 mg/día (n= 8506) o placebo (n= 8102). EEC solos: EEC 0.625 mg/día (n= 5310) o placebo (n= 5429).
  • Variables evaluadas: incidencia y severidad de IU en un año.
  • Seguimiento: 86% (EEC más AMP) y 84% (EEC solos). Se realizó análisis por intención de tratar.

Resultados principales: se muestran en la tabla (ver tabla en EBM)

Conclusión:
En mujeres posmenopáusicas sanas la TH aumenta la incidencia y la intensidad de la IU.
Para correspondencia con el autor:
Dr S Hendrix,
Escuela de Medicina de la Universidad del Estado de Wayne/
Hospital Hutzel de Mujeres, Detroit, MI, USA.
shendrix@med.wayne.edu
Comentario:
El reporte de Hendrix et al es el más reciente hallazgo del estudio WHI. Hasta hace poco la TH se había recomendado como tratamiento para la IU basado en una serie de estudios pequeños, estudios observacionales y en la utilidad de los estrógenos para síntomas como la vaginitis atrófica y la dispareunia. Sin embargo, los resultados del WHI, confirman los hallazgos del estudio HERS1, el cual reportó que los estrógenos y las progestinas no solo no eran eficientes sino que empeoraban la UI. Este estudio extiende los resultados a mujeres que toman solamente EEC y a mujeres previamente asintomáticas.
Aunque no se conocen cuales son los mecanismos, estos dos grandes estudios bien diseñados vienen a cerrar las puertas al uso de TH como un tratamiento para la IU. En retrospectiva, el aumento de la IU luego de la menopausia parece deberse a cambios relacionados con la edad, más que a cambios hormonales.2 Se debe hacer énfasis en las terapias conductuales como los ejercicios para el piso pélvico y la pérdida de peso, así como terapias adicionales específicas para el tipo de incontinencia que presenta la paciente.3
Estos hallazgos no afectan las principales indicaciones de la TH para tratar los síntomas menopáusicos y continúa siendo una opción para las mujeres con síntomas importantes, pero no se deben emplear para la IU en mujeres cerca de la menopausia. Los médicos deben seguir la recomendación de usar la menor dosis efectiva durante el menor tiempo necesario para mejorar los síntomas.
David Atkins, MD, MPH

1. Agency for Healthcare Research and Quality, Rockville, Maryland, USA
2. Grady D, Brown JS, Vittinghoff E, et al. Obstet Gynecol 2001;97:116–20.
3. US Department of Health and Human Services. NIH News March 23, 2005.
www.nih.gov/news/pr/mar2005/od-23.htm
4. Nygaard IE, Heit M. Obstet Gynecol 2004;104:607–20.

Traducido con permiso de:
Atkins D. Evid Based Med. 2005;10:121 (ver en Evidence Based Medicine)

Preparado, traducido y comentado por

Pablo A. Álvarez Aguilar.
Interno Universitario-UCR.
en colaboración con la usuaria Nidia Aguilar Sancho.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home